menu

ALGUNAS CONDUCTAS PUEDEN SER ADICTIVAS…CONOCE MÁS SOBRE LAS ADICCIONES CONDUCTUALES

“Descubre que no todas las adicciones son iguales…Quizás tienes una conducta adictiva y aún no lo sabías”

ADICCIONES

Generalmente cuando se habla sobre el tema de las “adicciones” automáticamente lo asociamos a la dependencia de ciertas sustancias químicas que generan adicciones y diferentes cuadros clínicos. Sin embargo hoy ya no podemos hablar solamente de la dependencia a sustancias, fármacos o drogas; sino que hay un nuevo renglón considerado como adicciones que no necesariamente suponen el consumo de alucinógenos, sino que se tratan de una serie de conductas repetitivas que generan adicción y se convierten en un agente negativo.

Estas conductas reiteradas no deben ser confundidas con los  diagnósticos de pacientes con trastornos obsesivos compulsivos (TOC), pues estos últimos representan una compulsión y obsesión que siente el paciente de hacer determinadas cosas o tener determinados pensamientos, sin embargo las adicciones conductuales  a pesar de tener características compulsivas, los pacientes sienten una necesidad incontrolable de realizar determinadas cosas por placer, y necesitan más y más de esa sensación porque les genera bienestar.

Las adicciones conductuales  están asociadas a la necesidad incontrolable de llevar a cabo una actividad sin poder tener control sobre el discernimiento de hacerlo o no, sin importar cuanto tiempo o dinero requiera invertir para ello o si es un hecho perjudicial para sí mismo o su entorno; sintiendo un fuerte malestar y desagrado ante el impedimento de continuar con dicha conducta (también llamado síndrome de abstinencia). En su mayoría son conductas cotidianas y no peligrosas realizadas normalmente (tales como el juego, el sexo, la comida, la internet…), el problema radica en la frecuencia, la dependencia, la exageración y en el no poder medir las consecuencias de lo que se hace; dejando de ser un hábito o una actividad saludable para convertirse en un factor de riesgo y perjudicial para la persona, afectando su calidad de vida, relaciones sociales y laborales, su economía y estabilidad emocional.

Factores de riesgo ante adicciones conductuales

La relación que tienen las adicciones químicas con las conductuales es la presencia de la sustancia neurotransmisora llamada dopamina, una hormona segregada por el hipotálamo que está estrechamente relacionada  con los sentimientos de felicidad y bienestar, generando una sensación de euforia en el organismo. Esta sustancia no solo se segrega con el consumo de drogas, fármacos o alucinógenos; también se genera cuando realizamos actividades que nos generan placer como el sexo, el comer, los juegos, las compras, usar el teléfono celular, investigar por internet, hacer ejercicios…entre otros.

El aumento del neurotransmisor dopamina genera esa sensación de euforia momentánea, es la necesidad de recrear ese sentimiento de bienestar y depender de ello para escapar de otras sensaciones negativas como la tristeza, la depresión, la frustración y el miedo; lo que detona una adicción.

Hay algunos factores de riesgo como la baja autoestima, la presencia de conductas depresivas, situaciones o experiencias traumáticas, el estrés, la compulsividad,  la no tolerancia ante sensaciones negativas como la frustración, tristeza, soledad, miedo; todos estos agentes podrían hacer de una persona un blanco vulnerable a desarrollar adicciones.

Tratamientos para las adicciones conductuales

En general este tipo de adicciones no generan un cuadro clínico de afecciones físicas, salvo algunas excepciones en algunos casos podrían ocasionar mareos, irritabilidad en los ojos, túnel carpiano, colesterol o diabetes, y son padecimientos que reciben tratamiento clínico. Sin embargo no existe un tratamiento médico para estas adicciones por tratarse de situaciones conductuales, por lo tanto el tratamiento disponible para esto son terapias psicológicas.

El primer paso para la mejoría del paciente y que logre recuperar su calidad de vida es que este reconozca que su conducta es perjudicial y comience a tomar terapia psicológica que consisten en terapias cognitivas, regresiones, hipnotismo, meditación, confrontación al estrés; sobre todo para evitar sustituir una adicción por otra.

Una parte importante de los tratamientos psicológicos de los pacientes con adicciones conductuales es la terapia familiar y la participación activa de las personas que conforman su entorno (compañeros, amigos, pareja); pues formarán el pilar de cambio conductual y reforzarán los estímulos positivos.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Más información en Aviso Legal y política de cookies

Cerrar